sábado, 13 de abril de 2013

Compasión


Leyendo el blog de Patricia y su entrada sobre las ventajas de la compasión, me ha hecho querer profundizar brevemente en este tema: Como ella misma señala, ser compasivo no es -sólo- precisamente sentir empatía o mucho menos lástima. Sé que ambos conceptos parecen estar muy relacionados y posiblemente nos encontremos con frecuencia transitando entre ambas líneas, pero lo fundamental es querer el bienestar por otro ser. Lo que marca la diferencia, en gran medida, son los actos que efectuemos; Siente lástima por otro, critica sus circunstancias, es más, posiblemente te vayas sintiendo pena y olvidando posteriormente la situación, aunque si de todas formas ayudas motivado por la lástima, ese otro ser puede mejorar, aunque no tendrá esa "sanación emocional" trascendental que puede llevarse si le ayudas con compasión, desde el corazón, con amor y alegría; comparte honestamente su pesar, abriga su ser en tu ser, transforma su precaria situación o mejora determinado momento con actos y palabras sinceras, proyectando tu ánimo y ganas de que salga verdaderamente adelante, así te conectarás de alma a alma de una forma potente y sin igual. La compasión no sólo es más poderosa y transformadora al lado de la lástima, también es mucho más efectiva y dinámica.




5 comentarios:

Patricia dijo...

Me alegra mucho poder leer tu post, es una gran ampliacion que me ayudo mucho. Es entender que en este mundo bloguero se puede encontrar una amistad con quien compartir alma a alma.Gracias :)
besos, feliz dia!!

Tati Galiano dijo...

Que hermoso tema!.
La compasión, sufrir con el otro sin ponerse a averiguar si tiene o no razón, sino colocarse por encima de ella y acogerle.
Tienes razón, sentir lástima no soluciona nada, hay que dar un paso mas allá, y hacerlo desd el corazón.

Gracias querida Kadannek, por tus bellas palabras y lo que dentro de ellas.
Un abrazo muy fuerte!

Hipolitta dijo...

Qué diferencia hay entre la compasión y la lástima?
No será solidaridad, amor al prójimo.... pero la compasión, me suena igual a lástima.
Salvo que se hable de alguien a quien acaba de atropellar un camión, creo que lástima no debe sentirse por nadie.
Pero ponerse en el lugar del otro, sí.
Ojalá lo hiciésemos más a menudo.

Un abrazo

Hipolitta dijo...

Hipolitta soy yo, Umma e Ávalon.
jajajajajja

**kadannek** dijo...

Gracias por pasar por aquí. En la entrada explico la diferencia sobre la lástima y la compasión, pero puedes encontrar mayor claridad entrando a la entrada de Patricia. Dejé el link al principio del artículo.

En el fondo la compasión es un sentimiento más profundo y transformador, en el que te sientes motivado por ayudar a cambiar la situación de otro. La lástima es sentir tristeza pero no cambia las cosas.