sábado, 21 de diciembre de 2019

La plenitud de la luz: Solsticio de Verano/Litha


                                                   

¿Qué Simboliza el Solsticio de Verano?

El Sol se ha levantado en todo su esplendor, el dios ha recuperado su fuerza apartando la oscuridad por un tiempo, junto con la diosa, plena y fértil. Es hora de mirar con ojos frescos la vida, jugando, danzando y riendo. La renovación es la esencia en este día, el más largo del año, con toda la apertura solar, dinámica y purificadora de Litha o Solsticio de Verano. 

¿Con qué conectamos?

 El Sol, el Fuego y la Luz



El Sol es el centro de la existencia, portador de la luz con la vibración más alta, energizante y pura. Representa al dios padre, el sagrado masculino dentro de la creación. El fuego es la vitalidad, la transformación, la fuerza creativa y renovadora. Es impulso de vida. 
Este es el fin y el inicio de un ciclo, es la Natividad del Sol, ideal para conectar con dioses Solares como Amaterasu, diosa del sintonísmo Japonés, Ra, dios del panteón Egipcio, Helios, dios del panteón Griego, El dios Inti y su esposa Mama Quilla de la cultura Inca. Dioses del fuego como Prometeo y Hefestos del panteón Griego,  Hestia/Vesta de la cultura Grecoromana, Brigit de los celtas, Agni dios hindú y Quetzacóatl, dios Mesoamericano.

El agua y el mundo de las emociones



Otro de los elementos purificantes para esta fecha es el agua, representación del flujo de vida, del dejar ir, del liberar y limpiar, del romper patrones gracias a los deshielos producidos por el calor.. Simboliza el misterio del mundo femenino, del insconsciente, las emociones y la expresión. Afrodita/Venus, del pateón Grecoromano, Yemanjá deidad Orixá o Nimue, la dama del lago en la tradición de Avalon, son deidades con las que podemos conectar para destrabar bloqueos psicoemocionales, llevar claridad a las profundidades de nuestro ser,  aprender a expresarnos y comunicar de forma más amorosa, y desprendernos de aquello que ya no nos es útil para purificarnos y revitalizarnos.


El mundo natural y correspondencias:


Elementales: Ideal para conectar con nuestro entorno en cuanto a nuestras relaciones afectivas, pero también en cuanto a relaciones espirituales y energéticas, como con elementales, tales como las hadas. Limpiar y hermosear tu jardín, ofrendar objetos naturales o biodegradables, meditar en un espacio abierto, son algunas opciones simples.

Mienerales: Tiempo para purificar y recargar piedras para usos magicos y/o terapéuticos, recomendadas todas las piedras amarillas y doradas, marrones, rojas y naranjas, verdes, blancas y azules; Citrino, Pirita, Cuarzo Ahumado, Ámbar, Ojo de tigre, Coral, Granate, Cornalina, Jaspe, cuarzo blanco y lapizlázuli, por nombrar algunas.
Flores: Para decorar u ofrendar, manzanilla, girasoles, margaritas, jazmín, tulipanes y rosas.
Aromas: Frutales, cítricos y dulces para ambientar, inspirar y ofrendar; mandarina, naranja, limón, lavanda, almizcle, rosa, menta o con el que resuenes.


Actividad: Lo más simple es ir a la playa porque tienes los dos elementos principales que son la luz del sol y el agua del mar. Puedes escribir en la arena algo que quieras soltar en tu vida y observar cómo las olas lo borran. Luego bañarte en el mar pidiendo sanación y purificación. Puedes también bañarte con sal marina con el mismo objetivo en tu casa, luego tomar algún jugo natural de frutas. Escribir en un papel algo que deseas liberar y quemarlo en una vela. 



¡Feliz Solsticio de verano, feliz Litha para el hemisferio sur!

2 comentarios:

Conchi dijo...

Hola Kadannek, aquí que entra el invierno no está el agua en la playa como para darse un baño, al menos yo no lo haré, aunque si conecto con los minerales y plantas. Feliz verano para ti!!.

Besosss.

Carmen Troncoso Baeza dijo...

Que este sea un año de luz, 2020 con su frecuencia transformadora, que venga con la mejor energia y purifique a Chile y a los chilenos!