martes, 2 de enero de 2018

La historia de Pucca


Me gustaría tener una frase de inicio impactante, como si se tratase de la presentación de una historia única que jamás hayas escuchado antes, algo que te haga quedarte, no sólo por curiosidad, sino por conexión. No tengo esa frase, tampoco una narración distinta a otras, pero aún así tengo algo de importancia que contar; La historia de Pucca.

Hace más o menos unos 10 días atrás, una pequeña gata con menos de un mes de vida, caminaba sin rumbo por una zona llena de edificios y departamentos. Claro está que los peligros eran inminentes: Perros, automóviles, escombros, pero sobre todo la indiferencia cruel de las personas. 
Su situación era más grave de lo aparente, ya que tenía una infección en los ojos, lo que no le permitía abrirlos, así que literalmente se dirigía a la deriva, ciega.

Pero cuando todo parecía estar en su contra, tuvo la buena fortuna de que unas manos dulces y compasivas la alcanzaran; fue entonces cuando mi hermana se enteró por un residente de la zona, que esa pequeña gatita había sido abandonada a su suerte al igual que sus hermanos, por una señora, la cual acostumbra tirar a la calle o a las orillas de una carretera principal, a todas las crías de su gata cada vez que ésta pare. Pobre madre, víctima a la que se le arrebatan sus bebés. En este punto vale mencionar la importancia de la esterilización en gatos, para evitar la sobrepoblación, íntimamente ligada a la tenencia responsable de mascotas y evitar el sufrimiento innecesario. La esterilización es accesible, relativamente rápida y muchas veces hay instituciones que la ofrecen gratis. Simplemente no hay excusas más que la pereza y la irresponsabilidad. 

En las cercanías había dos gatitos de esta camada... Muertos. El hombre que facilitó esta información rescató a uno de ellos, un macho gris, cuando éste tenía una semana y media de nacido. Quisiera creer que si hubo más se salvaron, pero seamos realistas, cuidar a un recién nacido enfermo, desnutrido y con problemas, supone gastos y tiempo, y no todos están dispuestos a invertir en ello. Además, por la zona, al parecer, es algo recurrente; una malvada práctica de abandono sin escrúpulos. 

Pero mi hermana, aún sin considerarse amante de los gatos, se llevó en brazos a esta pequeña y fuerte sobreviviente que vagaba sola y desprotegida.
Cuando la conocí fue amor inmediato. No contaré ahora todas las aventuras que tuvimos, lo relevante es que con mi esposo la llevamos al veterinario hace unos 5 días, en donde la desparasitaron, le cortaron las garritas, la pesaron (400gr), le pusieron gotitas en los ojos y le inyectaron un antibiótico por tener un cuadro respiratorio desde hace bastante. Pasó una desnutrición de importancia y por lo mismo es que tiene posibilidades de tener un retraso en su desarrollo, pero sé que con cuidados y atención, esto mejorará. Le confesé al veterinario que de gatitos bebés no sabemos mucho, pero dijo que no lo habíamos hecho tan mal porque a estas alturas ella no estaría con vida.

Ha sido gratificante verla progresar, después de caminar y saltar con muchísima torpeza, ahora se le ve más ágil, rápida y con mejor balance. Está aprendiendo a caer con más gracia y a jugar con mucha más soltura. Come como si no hubiese un mañana, y ya probó la comida sólida humedecida con leche. Tiene problemas estomacales, pero con este nuevo alimento esperamos que se recupere. 
Me alegra decir que hoy en día se le ve intrépida, juguetona y efusiva. Es muy fuerte y osada, por eso pienso que podría haberse tratado de la líder de la manada (si es que hubiesen sobrevivido los demás). 

Es la nueva inquilina y compañera de mi hermana, quien está haciendo un buen trabajo con la pequeña Pucca, como la bautizó. Y toda la familia apoya su proceso con ayuda económica y afectiva, estamos encariñados y, personalmente, aunque volvió a su hogar hace 4 días, le echo de menos. Pronto iré a dejarle otras medicinas y jugar un rato. 

La historia de Pucca recién empieza, pero va por buen camino.


Pucca, de 3 a 4 semanas de vida apróximadamente.



4 comentarios:

AMALIA dijo...

Es una historia muy conmovedora y bonita.

Y una acción preciosa cuidar de ese indefenso ser y brindarle protección y cariño.

Me gustan los animales y pienso que se merecen una vida bella.

Cuando murió mi perrita, hace dos años, dejó un vacío enorme. Tenía 14 años y nunca la olvidaremos. Era una maltesa muy cariñosa.

Un abrazo.

Alma dijo...

Que acción más hermosa! Amo a los animales también! Y que bella historia la de pucca y que siga así por favor!
Feliz año!

**kadannek** dijo...

Por facebook comenta Johana Paola Tovar Moreno K:

wow!
es bueno saber q existen personas dispuestas a cambiar el mundo a una criatura tan bella.
me alegra saber q de esta historia dura, sale el amor y compacion a salvar el dia.

**kadannek** dijo...

Amalia: Gracias por contarnos sobre tu perrita. Si mal no recuerdo ya me habías dicho que marcó fuerte tu historia, es muy lindo que la recuerdes con tanta emoción. Yo tb perdí a mis perros hace más de una década y hace unos cuantos años a mi gata que me acompañó por mucho, incluso a una perrita a la que lamentablemente no pudimos salvar.. Todos dejaron huella, incluso un hamster que tuve. Hoy estoy feliz con nuestro compañero Danco y hoy en día con Pucca.
Pienso como tú. Nuestros hermanitos animales merecen no sólo una vida muy bella, sino digna y llena de respeto. Si nosotros podemos colaborar para que sea de ese modo hay que ir por ello.

-Alma: Espero que siga mejorando y creciendo feliz, cada día más sana y alegre. Me gusta ese amor que tienes por los animales, lo comparto. Feliz año para ti también.

-Paola: Hermosa, gracias por siempre estar al pendiente, no sólo a nivel de "mis blogs", sino de vida. Gracias por tu constante apoyo y cariño.
Espero de corazón que Pucca sea muy feliz, que deje atrás esos primeros días de vida tan duros.
Te mando un fuerte abrazo.

A todos quienes comentaron y compartieron por twitter muchísimas gracias por su buena vibra y atención. Pucca está mejorando y tiene una energía envidiable.