sábado, 27 de noviembre de 2010

"Un amigo mal entendido"


Hace poco me encontré un maravilloso sitio Dum spiro spero comandado por su creadora Patricia, hay un sin fin de temáticas brillantes, siempre con la intención de concienciar a la humanidad, y, entre aquellos temas encontré éste, el cual se me ha permitido publicar también aquí, ojalá que se sumen a la causa:


"Quizás al ver esta imagen un frio miedo recorre tu cuerpo, y recuerdas la película “Tiburón” y viene a tu memoria las enormes fauces del animal comiéndose salvajemente a muchas inocentes personas…

Pero la verdad es que solo 4 del total de especies que son más de 300 conocidas son peligrosas a los humanos. La gente muere mas de un accidente de tráfico que por un tiburón. Recordemos como nuestro cerebro cambia según la cultura y muchas películas nos hicieron ver una “fantasía mas que realidad”.

La vida marina es tan importante como el universo ahí afuera. Océanos y mares ocupan casi el 70% de la superficie de la tierra. Se les debe una gran parte del oxigeno que consumimos y son una gran fuente de biodiversidad y recursos naturales. Los tiburones son los “cuidadores de la limpieza que recorren las aguas” si se quiere decir. Se comen invertebrados enfermos, viejos y hasta ya muertos aportando al ecosistema para bien, ¿imagínate una ciudad sin carros basureros? Imagínate la tierra sin oxigeno....Es también gracias a ellos que tenemos playas de coral aun por la tierra.

Es verdad que su apariencia y su instinto predador sea de asustar, pero no podemos utilizar ese miedo para ganar dinero ambiciosamente, matando indiscriminadamente tiburones bajo la justificación errada de que “son peligrosos y esta bien”. Los tiburones pueden ser rápidamente extinguidos de los océanos porque toma tiempo su madures (16 años). La excesiva pesca de tiburones ha ocasionado un 90% de caída en la población de tiburones en el mundo. De hecho mientras leías esto murieron como 90 tiburones en el mundo. Cada segundo mueren tres tiburones y ¿para que? En muchas ocasiones solo por quitarles su aleta y después lanzarlos al mar de nuevo moribundos…para morir lentamente, pues su carne se descompone rápidamente en los barcos pesqueros…¿cruel? ¿Quién es el monstruo de la película tiburón entonces?...


¿Como aportar? Si tienes restaurants en tu ciudad que sirven Aleta de tiburón protesta mediante su publicación en internet y enviando un email a: paul@diveplanet.co.nz donde se pondrá el restaurant en su lista negra de “Ocean killers” (Asesinos del océano). Tampoco compres medicamentos basados en cartílago de tiburón y protesta su venta. También puedes solidarizar este post.

Yo pongo al restaurant

Eastern Shark Fin Restaurant” ubicado en Istana Plaza Bandung, Indonesia, como protesta por la venta de sopa de aleta de tiburón bajo la idea de ser saludable, pero esto es cuestionable pues varias Universidades reconocieron niveles de mercurio demasiado altos para el consumo humano en su carne, siendo que la FSA (Food Standard Agency) los califico mas bien de peligrosos para niños por su contenido toxico al sistema nervioso. Y no existe evidencia científica sobre las pastillas de cartílago de tiburón para la salud."

Para ir a la entrada original: Un amigo mal entendido: El tiburón


4 comentarios:

Poetiza dijo...

Kadannek, me dan miedo los tiburones solo de verlos en los mercados o en TV, ademas nunca he comido carne de uno de ellos. Te dejo un beso amigo, cuidate mucho.

Patricia dijo...

Gracias por solidarisarte con el tema, es una pena que existan ya 900 especies en extincion y si seguimos asi no nos esperara un futuro muy brillante mas bien yo diria abandonado a muchas catastrofes, gracias por el mundo y todos aquellos que no pueden hacer llegar su voz.
Te puse un enlace en mi blog :)
besos,

Patricia dijo...

Kadannek, he venido a visitarte desde el blog Dum spiro, spero, y me alegro de haberlo hecho porque encuentro este maravilloso espacio de defensa y respeto por la Naturaleza!
un beso.

Esther dijo...

Sí, conozco el blog de Patricia :)

Me parece horrible. La foto esa es horrible.

Pues siempre lo había tenido por un animal peligroso pero, ya pensaré que no tienen por qué serlo todos los de su especie. Aunque si veo un tiburón por la playa, me alejaré por si acaso ¡Je,je,je!

Terrible realidad pero, así tratamos el mundo. Nos distinguimos de los animales, alzando bien la cabeza, sintiéndonos diferentes, pero, si lo pensamos bien, ¡nosotros somos los auténticos animales! Al fin, al cabo,muchos comportamientos suyos tienen justificación, porque no tienen otra cosa... pero, nosotros, no siempre.

Un saludito.