jueves, 13 de julio de 2017

Peregrinaje de Invierno



Autor de la foto desconocido. 

Algún día lograré dignificar al Invierno con mis palabras, así como él me honra con sus dotes arcanos de mago, maestro incorpóreo, pero palpable en su obra; en la natura que transforma.
Algún día me adentraré plenamente en sus códigos secretos, en su savia mística, en su abrazo sacrosanto.  

El Invierno es un espíritu indomable, de voz profunda y equidistante, que emerge de todas las profundidades y alturas más insospechadas. Es Amo y señor de ese insondable estado interior que él mismo provoca en ti, en el que te permites ir a tus anchas, en su cauce abierto. 

¡No te le resistas!, no le ganarás a una bestia embravecida con perfume penetrante a hierba húmeda, luchar es contienda perdida; sé sabio y déjate abrazar por ese velo frío de su tacto que hará suyos tus enigmas y temblores, en una catarsis invernal. Él es custodio de confesiones profanas y deseos elevados a la vez. Testigo de desvelos, añoranzas y sueños rotos. Por ello, esta temporada, es el mejor momento para caminar hacia adentro guiado por su estela, sumergirse de lleno, sin prisa pero sin pausa, en el abismo de tu ombligo a su compás. ¡Reconoce hoy tu laberinto interior, tu fuego, tus vísceras!, a ese villano que a veces escuchas y a esa cría vulnerable a la intemperie que te habita... Y que él observa.

El Invierno no te sacudirá ni te desenfrascará de tu mundo, te obligará a sufrir y romper en llanto silencioso desde la fibra más íntima y sensible que posees, para que descubras por ti mismo, que la ruta del dolor y el martirio llegan a ser inútiles si no transmutas. 

...Si algún día logras unificar tu latido con el ritmo de esta estación, me podrás acompañar en este disfrute melancólico y dulce de vivenciar al Invierno, en el que soy la rueda etérica y silente de esta época siguiendo su propio paso sin tregua; haciendo mías sus lluvias, su viento y sus mantras, proyectando mis procesos en sus ciclos, pacíficamente, en la plenitud de su peregrinaje...

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

También te invito a leer suspiros invernales en mi blog principal.


3 comentarios:

Auroratris dijo...

Para mí el invierno siempre ha sido época de recogimiento interior tras la vorágine del verano y la explosión de color del otoño... no me gusta el frío ni el paisaje desolador de esta estación... sin embargo su tranquilidad me hermana.

Un placer leerte, preciosa. Gracias por tu abrazo en mi entrada "Custodio"

Mil besitos y feliz noche.

Demian dijo...

Que hermoso es tu texto Kada, me lleno dentro de verdad. No sabra que mas decirte... MI abrazo, somo me alegra profundamente el encontrar tu esencia aqui. Besito

BlueSilence dijo...

Tu elección de palabras para darle majestuosidad a la más rechazada de las estaciones es magnífica. Si hay algo que tiene el invierno es el peso de todas las travesías, toda la sabiduría acumulada (ojalá), es arcano en efecto, es el punto donde ya uno ya no puede hacerse el desentendido, no queda más que aceptarlo, mejor desde ahora para que cuando llegue el momento podamos recibirle con plenitud.